20 de Mayo de 2024

Líder histórico de la CAM, Hector Llaitul Carillanca, recibe condena política de 23 años de cárcel: 15 de ellos son por llamar a ejercer el legítimo derecho a la rebelion

🌿 TEMUKO .- A través de una videollamada desde el CCP Concepción y sin la posibilidad de ser acompañado ni por familiares ni por militantes, como fiel reflejo de lo que ha sido todo este proceso judicial, el líder histórico de la CAM, Hector Llaitul Carillanca, ha sido condenado a 23 años de presidio efectivo.

Tras la lectura de sentencia de la semana pasada, y los aplausos de personeros de gobierno, tales como Camila Vallejo y Carolita Tohá, lo de hoy estaba dentro de lo presupuestado, tanto por los trascendidos de la prensa oficial durante como por lo esperado por la vocería del mismo Llaitul. 

Ya en la lectura de la condena, tanto el Ministerio Público como Fiscalía como representantes del Estado, así como los abogados de Forestal Arauco y Bosques Cautín como querellantes del gran capital, orquestaron todos los argumentos posibles para poder condenar con la máxima pena posible, todos los delitos por los cuales se estaban inculpando. 

Así, es como hoy es condenado a 3 años de cárcel por el delito de “Atentado a la autoridad”, a 5 años más una multa de 11 UTM por “Hurto de madera” y a 15 años por Ley de Seguridad Interior del Estado. Además del hecho insólito de que sean las mismas comunidades en resistencia las que deban pagarle a las forestales que han depredado el territorio. es importante quedarnos con el último punto.

Los 15 años de cárcel que se le imputan a Llaitul no son por los actos de sabotaje en sí, sino por los llamados a la rebelión y, en específico, a actuar en contra de las forestales y de todas las inversiones que han saqueado y empobrecido al Wallmapu durante estos 50 años de capitalismo neoliberal. En otras palabras, por el simple, pero fundamental acto, de indicar con claridad al enemigo.

Lo que hoy ha sucedido, es un antes y un después, porque lo que el Estado chileno ha zanjado es que, ya no sólo es el actuar directamente será perseguido. El ya sólo hecho de adherir, difundir y militar de forma individual y colectiva cualquier principio de la Franja Autonomista del Pueblo Mapuche, sea cual sea su expresión, es un delito que será perseguido por la ley. Tal como nosotros los hemos apuntado como enemigos, ellos también nos han señalado como tales.

El llamado “Gobierno de los Derechos Humanos”, como expresión de las clases altas y clases medias acomodadas chilenas  y sus intereses, una vez más ha mostrado su real rostro. El mismo preámbulo de la Declaración Universal de los DDHH de la ONU señala explicitamente “que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”. En vista a lo que se viene, hoy mas que nunca, el derecho a la rebelión es irrenunciable.